sábado, 21 de noviembre de 2009




El vecindario huele a estalagmita. La boca de esta cueva es un sueño, una humedad que se pierde en el tiempo de una sucesión de gotas buscando el punto de precipitación, acumula y cae. Difícil decir dónde vive semejante cocina.

Nadie todo el aire puede hacerlo sólido por en vos se desvanece.

sábado, 7 de noviembre de 2009